a
b
No

ACLU de la Florida entabla demanda contra la Junta Escolar en Lake por bloquear GSA

Junta escolar votó para aplazar la votación e impedir a las estudiante de 14 años de edad Bayli Silbersteinde crear el club escolar
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Cientos de padres y ciudadanos preocupados que se hicieron presentes en las reuniones de la junta escolar para protestar por la política

Cientos de padres y ciudadanos preocupados que se hicieron presentes en las reuniones de la junta escolar para protestar por la política

May 1, 2013

OCALA - Hoy, en nombre de la joven de 14 años de edad, Bayli Silberstein de Leesburg, Florida, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de Florida presentó una demanda contra la Junta Escolar del Condado Lake, Florida, la cual ha frustrado reiteradamente los esfuerzos y el derecho constitucionalmente protegido de Silberstein de crear una Alianza Gay-Heterosexual (GSA, por sus siglas en inglés) en su escuela. La junta escolar votó la semana pasada para presentar una política sobre la formación de clubs para la escuela secundaria, levantando una barrera administrativa al club y continuando efectivamente la prohibición del mismo.

"Estoy muy frustrada de que hayamos tenido que llegar a este punto, pero no podemos esperar más", dijo Silberstein, estudiante de octavo grado de la Escuela Secundaria Carver. "El acoso escolar en mi escuela es muy grave, y yo no quiero que otro año escolar pase sin que los chicos tengan un lugar en el que se sientan seguros y donde puedan ser ellos mismos. Sin embargo, el consejo escolar sigue tratando de detenernos.”

GSA son organizaciones estudiantiles formadas por estudiantes, gays, bisexuales, lesbianas y transexuales (LGBT) y sus aliados heterosexuales que abogan por que se ponga fin a la intimidación, el acoso y la discriminación de todos los estudiantes. Estudiantes LGBT en las escuelas con un GSA son significativamente menos propensos a ser víctimas debido a su orientación sexual y expresión de género, y son menos propensos a sentirse inseguros a causa de su orientación sexual que aquellos sin una GSA. Silberstein ha estado trabajando para establecer una GSA en su escuela desde el año escolar 2011-2012, pero se enfrentó a múltiples retrasos presentados por los administradores de la escuela. Frustrada por la falta de acción, Silberstein y su madre llegaron a la ACLU de la Florida para solicitar asistencia en enero de 2013.

"Como madre, lo único peor que saber que tu hijo está enfrentando intimidación en su escuela es saber que los administradores escolares no están haciendo nada para detenerla", dijo Erica Silberstein, madre de Bayli. "Estoy orgullosa de lo que mi hija está tratando de hacer para que su escuela sea un lugar más seguro. ¿Por qué la junta escolar no le permite hacerlo?"

La ACLU de la Florida, envió una carta a la Junta Directiva el 23 de enero explicando el derecho legal de formar el club, así como los beneficios que una GSA tendría para todos los estudiantes. "La creación de una atmósfera en la que la intimidación y la violencia no son toleradas y en la que todo el mundo sea valorado y respetado ayudará a que todos los estudiantes sean mejores ciudadanos", explicaba la carta.

Posteriormente, la junta escolar propuso la prohibición de todos los clubes no académicos en las escuelas secundarias para detener la formación de la GSA. Sin embargo, a raíz de una petición firmada por más de 55.000 personas, y cientos de padres y ciudadanos preocupados que se hicieron presentes en las reuniones de la junta escolar para protestar por la política, el consejo escolar decidió proponer una política que permitiría todos los clubes estudiantiles, incluyendo la GSA, y que éstos fueran tratados de la misma manera.

Sin embargo, a pesar de que parecía que la nueva política significaría que Silberstein finalmente podría establecer la GSA, la junta escolar votó 4-1 el 22 de abril para posponer la propuesta, lo que significa que decidieron no hacerle frente, dejando así establecida la prohibición de la GSA.

"La junta escolar ha tenido tiempo de sobra y todas las oportunidades para cumplir con la ley, y  finalmente han demostrado que simplemente no están interesados", declaró Daniel Tilley, abogado de la ACLU de la Florida. "Le dimos a la junta escolar el beneficio de la duda de que, a pesar de los retrasos,  estaban actuando de buena fe para crear una política que permitiría a Bayli y sus amigos establecer su club y empezar a hacer de su escuela un lugar más seguro y acogedor. La paciencia que Bayli ha tenido ha sido saboteada por la junta escolar a último minuto.”

"Las acciones de la junta escolar demuestran por qué una GSA es tan necesaria para disipar las falsas ideas acerca de los estudiantes LGBT y poner fin al acoso", añadió Tilley. "A través de tanta espera por el momento oportuno pretender hacer lo correcto, y luego alejándose en el último momento, la junta escolar está participando en una versión más sofisticada de la misma intimidación que empezó todo esto."

Existen GSAs en miles de escuelas de todo el país. En casos muy esporádicos  la negación de los derechos de los estudiantes para establecer la GSA termina en una demanda, generalmente los distritos escolares evitan controversias innecesarias y litigios costosos, permitiendo a los clubes formarse una vez que se reconocen los beneficios de la GSA para la comunidad escolar. En enero de 2013, la ACLU logró sin litigio ayudar a los estudiantes de la escuela secundaria Booker T. Washington High School en el condado de Escambia para que formaran una GSA después de que los esfuerzos iniciales de los estudiantes fueran rechazados por los administradores escolares. La semana pasada, en el condado de Polk, Florida, una escuela permitió la formación de una GSA a los pocos días de haber recibido una carta de la ACLU de la Florida sobre el derecho de los estudiantes a formar dicha alianza.

Cuando las escuelas han optado por ignorar la ley federal claramente establecida a cuesta del dinero de los contribuyentes, tal como la Junta Escolar del Condado Lake ha hecho, la ACLU ha utilizado el litigio como un último recurso. La ACLU ha participado con éxito en nueve casos judiciales federales que defienden los derechos de los estudiantes a formar GSAs en las escuelas públicas. En 2008, la ACLU ganó un caso en nombre de una GSA en la que la Junta Escolar del Condado de Okeechobee pagó 326.000 dólares en honorarios de abogados. En 2012, la ACLU llegó a un acuerdo en una demanda contra la Junta Escolar del Condado de Marion, en el que el juez ordenó a la escuela a reconocer oficialmente la alianza GSA de Vanguard High School.

Una copia de la denuncia presentada hoy en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Medio de la Florida está disponible en inglés aquí:  http://aclufl.org/resources/silberstein-v-school-board-of-lake-county-co...

Una copia de la carta enviada el 23 de enero por la ACLU a la Junta Escolar del Condado Lake está disponible aquí, en inglés: http://aclufl.org/pdfs/2013-01-23-ACLUFL-CarverGSALetter.pdf

La petición creada por la ACLU en la cual más de 55.000 han apoyado a Bayli está disponible aquí, en inglés: https://www.aclu.org/secure/stand-with-bayli

# # #

Acerca de la ACLU de la Florida: la ACLU de la Florida es un organismo de control que vela por las libertades, trabaja todos los días en los tribunales, en la legislatura y a lo largo y ancho de la Florida para defender los derechos individuales y las libertades personales garantizados por la Constitución de los Estados Unidos, de la Florida y la Carta de Derechos. Para obtener información adicional, visite nuestro sitio web en: www.espanol.aclufl.org / Twitter: @ACLUFLespanol

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)