a
b
No

Declaración de la ACLU sobre la muerte del adolescente por la policía de Miami Beach

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

August 12, 2013

MIAMI BEACH - En la mañana del martes, 06 de agosto, Israel Hernández-Llach, un artista de 17 años de edad, de Miami, murió tras recibir descargas eléctricas con una pistola Taser por parte de la policía de Miami Beach.

La siguiente declaración sobre el incidente puede ser atribuida a Carolina González, Oficial de Información Pública de la ACLU de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de la Florida:

“Un adolescente con un futuro prometedor ha muerto tras recibir un disparo con una pistola Taser por parte de la policía de Miami-Beach. Su aparente crimen: graffiti.

“Este es el último de una larga y trágica serie de incidentes en los que el Departamento de Policía de Miami Beach parece haber utilizado una fuerza excesiva, desproporcionada o letal. Por desgracia, la Policía de Miami Beach también tiene un historial preocupante de falta de transparencia después de tales incidentes.

Tácticas aplicadas para hacer cumplir la ley deben reflejar el grado de peligro en una situación. La seguridad médica de las pistolas Tasers  -consideradas supuestamente ‘menos que letales’- todavía está siendo cuestionada, y sin una capacitación y  limitaciones claras sobre su uso, los agentes pueden usar armas Taser no porque sea apropiado en una situación específica, sino porque es el arma a su disposición. No está claro si el uso de la Taser fue una respuesta justificada a la tentativa de un adolescente de huir después de haber sido capturado haciendo graffiti en un edificio abandonado, sobre todo teniendo en cuenta que varios agentes estaban presentes y otras técnicas pudieron haber sido suficiente en la situación. Lo que está claro es que una familia está de duelo por un joven artista debido a las acciones tomadas por el Departamento de Policía de Miami Beach.

“Hay muchas preguntas que necesitan ser contestadas. El jefe de la policía declaró que era necesario el uso de un Taser para ‘evitar un incidente físico´.” Dadas las negativas consecuencias médicas y efectos potencialmente mortales del uso de las armas Taser, ésta no una justificación suficiente para usarlas. Si la política de la policía de Miami Beach permite el uso de armas Taser en situaciones como esta, hay que comenzar por reformar esa política.

“La gente de Miami Beach y de la familia de Israel Hernandez-Llach merecen respuestas para comenzar a recuperar la confianza de la comunidad en la policía que se supone está ahí que protegerlos. Tiene que haber una investigación oportuna, exhaustiva e independiente sobre lo que ha ocurrido, si los oficiales siguieron políticas que autorizan el uso de armas Taser, y si esa política debe ser revisada.”

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)