a
b
No

Defensores de derechos de los inmigrantes aplauden la decisión de la policía de Newark a no cumplir con las solicitudes de ICE

Orden protege la seguridad pública y los derechos de los inmigrantes al rechazar las solicitudes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en ingles) para detener a residentes de la ciudad sin órdenes de arresto o justificación legal
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Rally for immigrants' rights

Rally for immigrants' rights

August 15, 2013

NEWARK – Defensores de los derechos civiles y líderes religiosos aplaudieron hoy el cambio innovador de política, efectuado por el Director de la Policía de Newark Samuel DeMaio, para rechazar las órdenes de detención de inmigración emitidas por ICE. Bajo este cambio de política, el Departamento de Policía de Newark ya no aceptara solicitudes de ICE para entregarles a residentes de Newark detenidos por delitos menores, tal como el hurto.

"Los oficiales de la policía a lo largo del país han reconocido que la policía local no debe estar en el negocio de la aplicación de leyes federales de inmigración", dijo Udi Ofer, director ejecutivo de la ACLU-NJ. "Con la implementación de esta nueva política, el Departamento de Policía de Newark dejó claro que todos los residentes, independientemente de su estatus migratorio, pueden cooperar con la policía libremente. Esta política garantiza que si usted es una víctima de un delito, o ha sido testigo de un crimen, usted puede ponerse en contacto con la policía sin temor a ser deportado. Esto mantendrá a todos los residentes de Newark más seguros"

La orden general, que entró en vigor el 24 de julio, convierte a Newark en la última ciudad estadounidense en adoptar una política que les prohíbe a sus funcionarios a cumplir con las solicitudes de detención de ICE. Chicago, Nueva York y Nueva Orleans también han adoptado políticas similares. Las órdenes de detención son peticiones no vinculantes, emitidas sin orden de arresto judicial por parte de ICE para pedirle a oficiales del orden público que mantengan a alguien en custodia en nombre de ICE. ICE envía órdenes de detención sin causa probable, el estándar legal requerido para un arresto. Sin embargo, estas peticiones no vinculantes siembran desconfianza en la comunidad inmigrante y, como consecuencia, los inmigrantes son disuadidos a cooperar con la policía. Esto fuerza a departamentos de policía a priorizar sus gastos, poniendo en peligro la seguridad pública en conjunto.

"Estamos encantados de que Newark ha levantado su voz en solidaridad con las familias inmigrantes, al rechazar toda futura colaboración con el aparato de deportación federal", dijo Emily Tucker, abogada del Centro para la Democracia Popular. "Gastar dinero de los impuestos locales para separar a los padres de sus hijos y de los trabajadores de sus puestos de trabajo es a la vez inmoral y malo para la economía. Esperamos que la política de Newark servirá como un ejemplo para el resto de Nueva Jersey, y de las ciudades de todo el país que no quieren gastar sus recursos locales para ayudar a ICE a cumplir con sus cuotas arbitrarias de deportaciones".

La nueva política significa que la ciudad no tendrá que asumir el costo adicional de resguardar a miembros de la comunidad sin orden judicial a instancias de ICE. La orden tiene por objeto proteger la seguridad, ya que miembros de la comunidad ya no tendrán que temer que su cooperación con la policía o denuncio de un delito resultara en su detención por su estatus migratorio. El Departamento de Policía de Newark continuará reportando información a ICE al arrestar a un individuo, pero nada obligara jurídicamente a las agencias policiales locales a responder a las peticiones emitidas por ICE para detener a los inmigrantes.

"Nos sentimos alentados por la relación vital y saludable entre la policía de Newark y las varias comunidades de inmigrantes en la ciudad de Newark," dijo el padre Tim Graff, Director de Asuntos Humanos de la Arquidiócesis de Newark. "La directiva señala el comienzo de un esfuerzo de colaboración para mejorar la confianza que nuestros feligreses tienen en la policía".

"Esta política es absolutamente necesaria en una ciudad como Newark, donde la confianza entre la policía local y la comunidad es crucial para proteger la seguridad pública", dijo el reverendo Karl Esker de la Iglesia de St. James en Newark y el jefe de la Campaña de Justicia para los Inmigrantes de la Arquidiócesis de Newark. "Estamos agradecidos con el director DeMaio por su liderazgo en este tema, y ​​esperamos continuar a colaborar juntos para fortalecer la relación entre la policía y la comunidad inmigrante de Newark. En los últimos años, el gobierno federal ha acudido cada vez más a las autoridades locales para atrapar a los inmigrantes en redadas de detención y deportación a través del intercambio de información entre inmigración y autoridades locales, devastando la estabilidad de las comunidades".

Los partidarios de la política incluyen a New Jersey Communities United, the Center for Popular Democracy, American Civil Liberties Union of New Jersey (la ACLU NJ por sus siglas en inglés), American Friends Service Committee Immigrant Rights Program, Newark Archdiocese Department of Social Concerns, St. James Church, St. Lucy's Church, St. Anne's Church, Church of the Transfiguration, and New Labor.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)