a
b
No

Desvelados + hambrientos + degradados = ¿audiencia justa?

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
inmigrantes llevando esposas metálicas

inmigrantes llevando esposas metálicas

July 2, 2014

Todos los días de semana, autobuses cargados con docenas de personas detenidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) llegan al edificio de la corte de inmigración del centro de la ciudad de San Francisco. Uno a uno, los pasajeros salen del autobús vestidos de overol y llevando esposas metálicas, cadenas en la cintura y grilletes en las piernas. Algunos se tropiezan o se caen al salir del autobús debido a las cadenas. Oficiales armados los escoltan hacia las celdas de detención, en donde esperan su turno para comparecer ante un juez.

Aunque se supone que la detención migratoria es un tipo de detención “civil”, distinta a ser encarcelado como castigo de un delito, las condiciones que los inmigrantes experimentan en esos autobuses son cualquier cosa menos civiles. Los inmigrantes son sacados de sus camas en medio de la noche y encadenados con dolorosos grilletes metálicos hasta por cinco horas consecutivas mientras son trasladados desde distantes cárceles de los condados a San Francisco. No hay agua potable disponible durante el largo viaje, las mujeres no tienen acceso a un sanitario y algunas personas vomitan sobre sí mismas y permanecen sentadas en su propio vómito el resto del viaje. Cuando llegan a San Francisco, el agua en los cuartos de detención con frecuencia tiene un color anormal y la comida es casi incomestible, así que muchos no comen o beben agua antes de dar un testimonio que puede cambiar el curso de sus vidas.

Desvelados, adoloridos, hambrientos, deshidratados y desmoralizados, los inmigrantes deben comparecer ante la corte para defender su caso ante un juez de inmigración, con frecuencia sin la representación de un abogado. Los inmigrantes transgénero y otros sobrevivientes de actos de violencia pasados detallan sus dramáticas experiencias desde el podio. Corren el peligro de ser deportados a países en donde sus vidas están en juego si su testimonio es considerado poco creíble debido a su actitud o incapacidad de recordar consistentemente detalles exactos. Pero, ¿cómo pueden prestar testimonio de forma convincente cuando están física y emocionalmente agotados? Es claro que la forma como ICE transporta a los inmigrantes hacia la corte tiene un gran impacto en la equidad de sus audiencias y vuelve a traumatizar a los sobrevivientes de actos violentos.

En la tarde, las personas vuelven a ser encadenadas y el proceso de transporte se repite a la inversa, muchos de ellos quedan con moretones en las muñecas y tobillos. A veces el vehículo se detiene en el aeropuerto en donde algunos desolados inmigrantes son sacados del autobús para ser deportados, mientras quienes todavía están luchando por su caso se ven forzados a observar y a imaginarse a sí mismos abordando un avión siendo deportados.

Estas condiciones no reflejan lo que debe ser un sistema de detención civil, sino un sistema diseñado para castigar y someter a las personas. Por esto es que la ACLU del Norte de California y el Centro de Leyes Transgénero, junto con 22 otras organizaciones, enviaron una carta el día de hoy a los funcionarios de ICE solicitando que se ponga fin a estas degradantes prácticas. En la carta, solicitamos seguridad, que se evite el uso excesivo de cadenas, que haya comida y agua adecuada, acceso a sanitarios y que los inmigrantes duerman una razonable cantidad de horas antes de ser transportados a San Francisco. El irrespeto de ICE hacia estas necesidades humanas básicas es inaceptable en un país que valora el debido proceso y la dignidad humana.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)