a
b
No

Detenidos: Inmigrantes literalmente hambrientos de justicia

Por Eunice Lee, Abogada de Detención, Proyecto por los Derechos de los Inmigrantes de la ACLU
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Cada año nuestro sistema de detención de inmigración malgasta dos mil millones de dólares

Cada año nuestro sistema de detención de inmigración malgasta dos mil millones de dólares

March 12, 2014

Días después del comienzo de la huelga de hambre en el Centro de Detención del Noroeste con sede en Tacoma (NWDC por sus siglas en inglés), ganamos una victoria a favor de un grupo de inmigrantes detenidos en ese centro. El martes, un juez federal en Seattle dictaminó que el gobierno debe proporcionar el debido proceso básico de una audiencia de fianza para muchos inmigrantes en NWDC. El juez sostuvo que la práctica de ICE [Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos] de detener a personas en la comunidad y negarles una audiencia de fianza es ilegal.

El fallo coincidió con el quinto día de la huelga de hambre de cientos de personas en NWDC. Los huelguistas protestan contra las condiciones deplorables en esa cárcel, así como las injusticias más amplias que son parte del sistema migratorio masivo de detención y deportación del gobierno estadounidense. Los huelguistas quieren una mejor alimentación, condiciones de trabajo más seguras, más contacto con sus seres queridos. Quieren que el gobierno pare de separar sin sentido a las familias al detener y deportar a padres y madres, hijos y hermanos, amigos y compañeros de trabajo. En resumen, ellos luchan por la dignidad y por un cambio.

Tal como los huelguistas nos lo recuerdan, la detención de inmigrantes es un desperdicio de recursos masivo, costoso e inhumano– al igual que un desperdicio de la vida de muchas personas. Cada año, nuestro sistema de detención de inmigración malgasta dos mil millones de dólares de los bolsillos de los contribuyentes estadounidenses y destruye a cientos de miles de nuestras familias.

Afortunadamente, los tribunales están reconociendo los derechos de las personas que se ven atrapadas por este sistema terrible. Gracias a la decisión del martes a favor de nuestra demanda colectiva - presentada en agosto por la ACLU, el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes del Noroeste y el bufete de abogados de Gibbs Houston Pauw – ICE tendrá que cambiar sus prácticas en el oeste de Washington.

Bajo las leyes de inmigración, la detención sin una audiencia de fianza se aplica sólo a un pequeño grupo de personas que son detenidas por ICE inmediatamente después de cumplir condenas por ciertos delitos. ICE, sin embargo, aplica de forma ilegal este tipo de detención extrema a personas recogidas meses o años después de que hayan regresado a sus comunidades. Por ejemplo, nuestro demandante principal Bassam Khoury Yusuf – quien ha sido residente permanente legal desde 1976 – pasó sólo 30 días en la cárcel por un delito de drogas en 2011 y no tuvo roces con la ley desde entonces. Él consiguió empleo estable y continuó trabajando en el área de construcción. El continuó su vida con su hijo y su nieto, ambos ciudadanos estadounidenses. Dos años después, en 2013, ICE de repente se apareció por su casa y lo puso en detención sin derecho a fianza. Como señala el juez Richard Jones en su enérgica decisión, las personas que llevan a cabo una vida en la cual se dedican a sus familias y sus carreras no representan un riesgo de fuga ni un riesgo para sus comunidades. "Lo que el gobierno piensa sobre una ley que encarcela a miembros de familia pacíficos y restringe su libertad, el tribunal sólo puede adivinar."

Es un desafío a la razón someter a estas personas a la detención obligatoria y sin oportunidad de salir bajo fianza – pero hasta la decisión del jueves, ICE hizo justo eso. Ahora, muchos de los inmigrantes en el Centro de Detención del Noroeste finalmente recibirán una audiencia para que un juez pueda decidir si deberían de haber sido encarcelados en primer lugar. Esto no les da a los huelguistas toda la justicia que exigen y se merecen – ni mucho menos – pero por lo menos es un paso en la dirección correcta.

Actualización 24 de marzo 2014: La ACLU de Washington ha acordado representar  a los huelguistas en caso de que haya intentos de someterlos a alimentación forzada, y abogados de ACLU de Washington se han reunido periódicamente con los huelguistas. A partir de esta fecha, un huelguista permanece en aislamiento médico y continúa su protesta. Mientras tanto, la semana pasada inmigrantes en el Centro de Detención Joe Corley en Conroe, Texas – el cual es operado por GEO Group, la misma corporación con fines de lucro que dirige el Centro de Detención del Noroeste – comenzaron una huelga de hambre inspirada por la huelga de Tacoma.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)