a
b
No

Esperando el fallo del Tribunal: ¿Qué le espera al Sheriff Arpaio?

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
La demanda de la ACLU busca terminar con las prácticas discriminatorias de Arpaio

La demanda de la ACLU busca terminar con las prácticas discriminatorias de Arpaio

August 9, 2012

Por Cecillia Wang, directora del Proyecto sobre los Derechos de los Inmigrantes de la ACLU (IRP)

Después de siete días de testimonios ante el tribunal tanto por parte de la Oficina del Sheriff del Condado de Maricopa como de residentes latinos del condado quienes han sufrido bajo patrones y prácticas de perfil racial, la demanda civil en contra del Sheriff Joe Arpaio terminó la semana pasada. El Tribunal de Distrito de EE.UU. ahora decidirá si Arpaio, autodenominado el sheriff más duro de Estados Unidos, ha usado a latinos como blanco en paradas de tráfico discriminatorias y en detenciones ilegales.

La demanda de la ACLU busca terminar con las prácticas ilegales de la MCSCO que usan a latinos como blancos en paradas de tráfico y que someten a conductores y pasajeros latinos a extendidas detenciones humillantes con el propósito de interrogarlos sobre su nacionalidad y estatus migratorio.

El Sheriff Arpaio ha declarado públicamente que no ve ningún problema con la práctica de perfil racial, argumentando que una persona inocente no debería tener problema en ser investigado/a por un agente del orden público. El Sheriff está terriblemente equivocado. Nuestros clientes mandaron un mensaje claro sobre exactamente por qué es que la Constitución prohíbe que la policía señale a un grupo étnico.

Tomemos la historia del miembro de clase ("class member") Diona Solis, quien estaba regresando de un campamento de Boy Scout en el Gran Cañón con su acompañante (co-chaperón) Jaime Flores-Sanchez, sus hijos y otros miembros de la tropa de Boy Scouts. Aunque Jaime estaba manejando con mucho cuidado y obedeciendo todas las leyes de tráfico, un ayudante del sheriff de MCSO detuvo su van. Cuando el ayudante del sheriff escuchó a Jaime y a  Diona hablar en español entre ellos, exigió saber si Jaime y Diona eran ciudadanos estadounidenses y les pidió tarjetas de identificación a todos los pasajeros en el vehículo—incluyendo los niños, que tenían de nueve a once años.

Lo que les ocurrió a Diona y a Jaime no le debería pasar a nadie. Está entre las muchas razones por las cual nos pasamos las últimas tres semanas en los tribunales, y es la razón por la cual nos hemos pasados años luchando para terminar con las prácticas de perfil racial.

Mientras que Arpaio se ha negado a tomar responsabilidad por sus fechorías, sabemos que en Estados Unidos, nadie está por encima de la ley y que los agentes del orden público que condonan la discriminación racial van a ser obligados a rendir cuentas en los tribunales. Es hora que estas prácticas inconstitucionales y extremadamente injustas se terminen—no solamente en el condado de Maricopa, pero a lo largo de todo nuestro país.

 
 

©2012 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)