a
b
No

Florida: ACLU introduce demanda en busca de reconocimiento de las parejas del mismo sexo casadas fuera del estado

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

March 13, 2014

MIAMI, FL – La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), la ACLU de la Florida, y el bufete de abogados Podhurst Orseck presentaron una demanda hoy ante el tribunal federal en nombre de ocho parejas del mismo sexo y SAVE, una organización por la defensa de los derechos de las personas gay, lesbianas, bisexuales y transgénero (LGBT), con sede en Miami, desafiando la negativa del estado de la Florida para reconocer el matrimonio de dichas parejas, los cuales se realizaron en otros estados y han sido reconocidos por el gobierno federal.

Una de las parejas – Sloan Grimsley, una mujer bombero de Palm Beach Gardens, y su esposa Joyce Albu, una consultora que asiste a padres de niños que viven con trastornos del desarrollo – están buscando protección para sus niños, el menor de los cuales tiene apenas dos años. Sloan y Joyce han estado juntas desde hace 9 años y se casaron en agosto de 2011 en Nueva York. La pareja está preocupada de que si algo llegara a sucederle a Sloan en el cumplimiento de su deber, Joyce no recibiría el apoyo que el estado ofrece a los cónyuges de los trabajadores en el área de primeros auxilios cuando estos han hecho el sacrificio máximo, y por lo tanto, tendría problemas para cubrir las necesidades de su familia.

“Estoy orgulloso del trabajo que hago protegiendo mi comunidad, pero la ley de la Florida no me deja proteger a mi propia familia”, declaró Grimsley. “Sólo queremos la tranquilidad de saber que nuestros juramentos matrimoniales de cuidarnos mutuamente no dependen de dónde estemos viviendo.”

Además de Grimsley y Albu, hay otras siete parejas casadas representadas en el caso:

Lindsay Myers, productora de contenido digital para radio, y su esposa Sarah Humlie, directora ejecutiva de  Pensacola Humane Society;
Chuck Hunziger y Bob Collier, ambos veteranos militares, quienes han estado juntos por más de 50 años y viven en Fort Lauderdale;
Juan Del Hierro, director del Ministerio de Empoderamiento para Unity on the Bay, y Thomas Gantt, Jr., profesor residente en Miami, quienes tienen a un hijo de 14 meses de edad;
Christian Ulvert, consultor político, y Carlos Andrade, director de medios de comunicación, quienes se casaron en Washington, DC en 2013 y están interesados en formar una familia;
Richard Milstein, abogado de derecho de familia, y Eric Hankin, maestro de escuela pública de Miami, quienes han estado juntos 12 años;
Robert Loupo, consejero de las escuelas públicas de Miami-Dade, y John Fitzgerald, jubilado, quienes han estado juntos 12 años;
Sandra Jean Newson, vicepresidente de una agencia que proporciona vivienda a las personas que antes no tenían hogar, y Denise Hueso, coordinadora de atención clínica para Alliance for GLBTQ, quienes tienen un hijo adoptivo de 15 años de edad.
Juan Del Hierro, ecuatoriano-estadounidense, cuenta sus razones para participar en la demanda: “Tom y yo nos casamos hace casi 4 años, y adoptamos a nuestro hijo Lucas en diciembre de 2012. Vivimos acá en Florida porque nos gusta estar cerca de nuestra familia, como buenos latinos somos todos muy unidos. Sin embargo, mi temor es que el hecho de que Florida no reconozca nuestro matrimonio pueda afectar nuestra estabilidad y el futuro de nuestro hijo. Somos una familia, y nos duele que el estado nos trate como si fuéramos extraños.”

Biografías completas de todas las parejas están disponibles en español aquí: www.espanol.aclufl.org/igualdadmatrimonial

“Cada una de estas parejas tiene su propia historia de cómo la negativa discriminatoria del estado para reconocer sus matrimonios ha impactado en sus vidas”, afirmó Daniel Tilley, abogado de los derechos LGBT de la ACLU de la Florida. “Estas ocho parejas tienen todos los derechos y responsabilidades del matrimonio en los estados hicieron sus juramentos matrimoniales, y el gobierno federal reconoce su matrimonio también. Es hora de que la Florida detenga la nociva práctica de tratar a estas comprometidas parejas como si fueran extraños.”

Otro de los demandantes es SAVE, anteriormente conocido como SAVE Dade, una organización con sede en Miami que trabaja para lograr derechos y protecciones para las personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género. “En todo el país, parejas que se aman mutuamente disfrutan plenamente de los derechos y responsabilidades que trae consigo el matrimonio reconocido en el estado donde viven. Ya es hora de que las parejas en Florida también disfruten de ello”, declaró, Tony Lima, director ejecutivo de SAVE. “¿Por qué aquellas parejas que prometieron amarse y cuidarse mutuamente, han de perder esas protecciones cuando regresan a Florida? Como representantes de la comunidad LGBT del Sur de la Florida, creemos que los matrimonios de todos los floridanos merecen la misma dignidad y respeto, y por ello, estamos orgullosos de acompañar a los otros demandantes en el clamor de que las garantías consagradas en la promesa matrimonial no deberían desaparecer dependiendo del lugar donde se viva.”

La ACLU de la Florida, SAVE, y varias de las parejas se dirigieron a los medios de comunicación la mañana luego de que se introdujera la demanda, en una conferencia de prensa en el Jardín Botánico de Miami Beach, junto con líderes de la comunidad LGBT. Entre las parejas presentes durante el anuncio de la demanda estuvieron Sandra Jean Newson y Denise Hueso.

“El día de nuestra boda ha sido el día más feliz de nuestra vida, sabiendo que estábamos no sólo comprometemos mutuamente, sino también para proteger nuestro futuro. Sin embargo, aquí en nuestro estado, la ley nos trata como a extrañas”, declaró Newson. “Cuando nos mudamos de regreso, sabíamos que íbamos a estar sacrificando algunos de los derechos que disfrutábamos cuando vivíamos en Massachusetts. La mayoría de las familias no tienen que elegir entre estar en el sitio al que considera su hogar y el trato igualitario ante la ley, y de hecho nadie debería tener que hacerlo. Si Florida reconocería nuestro matrimonio, nosotras no tendríamos que decidir sobre eso tampoco.”

La demanda señala al Gobernador Rick Scott; a la Procuradora General Pam Bondi; al Director General de Salud Pública y Secretario de Salud, John H. Armstrong; y al Secretario del Departamento de Servicios de Gestión de la Florida, Craig J. Nichols, como demandados en su capacidad oficial. La misma fue introducida la noche del miércoles 12 de marzo de 2014  ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Norte de Florida. Los demandantes están siendo representados por abogados de la ACLU y la ACLU de la Florida, así como por Stephen Rosenthal, del bufete Podhurst Orseck.

“Nuestra victoria histórica en el caso de la Corte Suprema del año pasado derribando DOMA (La llamada Ley de Defensa del Matrimonio) significa que muchos floridanos amorosos y comprometidos tienen matrimonios que son reconocidos por el gobierno federal”, afirmó el director ejecutivo de la ACLU de la Florida, Howard Simon. “Lamentablemente, la Florida se niega a reconocer los matrimonios, a menudo a un alto costo para sus familias. Ha llegado el momento de que la Florida ponga fin a su discriminación contra las parejas del mismo sexo, incluyendo aquellos cuyos matrimonios son reconocidas legalmente en otras partes de nuestro país y por el gobierno federal.”

Una copia de la demanda está disponible aquí en inglés: http://aclufl.org/resources/grimsley-and-albu-v-scott-et-al-complaint/

 

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)