a
b
No

Florida: Correos electrónicos internos de la Policía muestran esfuerzos para ocultar el uso dispositivos de rastro de teléfonos celulares

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

June 25, 2014

Por Maria Kayanan, Directora Legal Asociada, ACLU de la Florida

Como sospechábamos, los agentes locales del orden público están pidiendo prestado dispositivos de localización de teléfonos celulares conocidas como “stingrays” del  Servicio de Alguaciles de EE.UU.  y la policía está ocultando deliberadamente el uso de estos dispositivos en los documentos judiciales presentados a los jueces en las investigaciones criminales.

La ACLU de la Florida dio a conocer un conjunto de correos electrónicos internos de la policía obtenidos [la semana pasada] a través de una solicitud de registros públicos. Dichos correos llevaban como asunto  ”trampa y rastreo de Confidencialidad.” Los documentos confirman que la policía local, trabajando en asuntos de los tribunales estatales, se escudó con la oficina de Alguaciles de los EE.UU. ‘para mantener información sobre el uso de los stingrays fuera de los archivos de los tribunales – e incluso más allá de la custodia y acceso de la corte.

En el intercambio de correos electrónicos, un sargento de la Policía de Sarasota escribió que en una solicitud de orden de un juez, un detective del Departamento de Policía de North Port había “explicado específicamente los medios de investigación utilizados para localizar al sospechoso”, y el sargento pidió que el detective “presentara una nueva ACC [declaración jurada de causa probable] y sellara la anterior”. En otras palabras, que corrigiera la vieja declaración jurada y mantuviera el uso del stingray en secreto.

El sargento también escribió: “En el pasado, y por petición de los Marshalls [sic] de los Estados Unidos, los medios de investigación utilizados para localizar al sospechoso no han sido revelado, para que podamos seguir utilizando esta tecnología sin el conocimiento de los elementos criminales. En los informes o declaraciones simplemente nos referimos a la asistencia como ‘información recibida de una fuente confidencial sobre la ubicación del sospechoso’. Hasta la fecha esto no ha sido desafiado.”

En un correo electrónico más tarde, un funcionario del Departamento de Policía de North Port escribió: “Hemos implementado dentro de nuestra oficina de detectives que no se utilice esta herramienta de investigación en nuestros documentos en el futuro.”

Ocultar el uso de los stingrays priva a los acusados ​​de su derecho a impugnar la vigilancia inconstitucional y hace que el público no esté al tanto de la monitorización invasiva por parte la policía local. Y la policía local y federal ciertamente no deberían estar conspirando para ocultar información básica y precisa sobre sus prácticas frente al público y los tribunales.

Este artículo también apareció, en inglés, en el blog de Derechos de la ACLU Nacional.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)