a
b
No

FLORIDA: Corte de Apelaciones Federal ofrece último golpe al programa del gobernador Scott de exámenes de droga a empleados públicos

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

May 29, 2013

MIAMI- Hoy, la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el Circuito 11 emitió un dictamen rechazando el argumento presentado por el gobierno de Scott de que el Estado tiene la autoridad de requerir que todos los empleados públicos se sometan a pruebas invasivas y humillantes de droga como condición de empleo. La decisión se produce en el caso de AFSCME v Rick Scott, en la que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en ingles) de Florida, en nombre de la Federación Americana de Empleados Estatales, de Condados, y Municipales (AFSCME, por sus siglas en ingles), el sindicato más grande de empleados públicos, argumentaron en contra de la constitucionalidad de una Orden Ejecutiva emitida el por el gobernador Rick Scott, la cual un tribunal de primera instancia había dictaminado previamente que violaba la Cuarta Enmienda.

"Con la decisión de hoy, el Circuito 11 se convierte en el último tribunal en rechazar las llamadas ‘políticas de pruebas de drogas de alcance sin precedentes ‘  del gobernador Scott" afirmó la abogada de la ACLU de Florida, Shalini Goel Agarwal, quien fue abogada principal en el caso. "Sería tonto que el gobernador continuara presionando para implementar su régimen de pruebas de drogas en todas partes cuando el tribunal establece claramente que, bajo la Cuarta Enmienda, muchas de las personas cubiertas por la orden ejecutiva no pueden ser sometidas a procedimientos invasivos y humillantes de revisión simplemente porque son empleados del gobierno. Tenemos muchas ganas de volver a la corte de distrito, donde el Gobernador tendrá que demostrar cómo cada uno de sus 85.000 empleados representa un grave riesgo de seguridad, para poder someterlos a la prueba. Sin una razón relacionada con la seguridad o la sospecha de consumo de drogas, las personas no pueden ser obligadas a sacrificar sus derechos constitucionales con el fin de servir a la gente de la Florida.”

"La búsqueda incesante del gobernador Scott por los análisis de orina una vez más ha sido rechazada por un tribunal federal", dijo Alma González, consejera especial, Consejo 79 de AFSCME. "No importa cuánto el gobernador  Scott quiera que la gente crea lo contrario, el hecho es que la gente no tiene que renunciar a su privacidad, dignidad y protección constitucional a fin de servir a nuestras comunidades. Los empleados públicos no deben estar sujetos a pruebas arbitrarias sin causa o consentimiento probable.”

El 2011 la Orden Ejecutiva instruyó a todos los empleados del estado y a los solicitantes de empleo en las agencias del poder ejecutivo bajo el amparo del gobernador (alrededor del 77% de la fuerza laboral del estado) a someterse a pruebas invasivas de sus fluidos corporales, incluso si no hay sospecha de consumo de drogas. El martes 31 de mayo del 2011, la ACLU de la Florida presentó una demanda contra la orden en nombre del Consejo 79 de AFSCME, que representa a más de 40.000 trabajadores públicos que se encontraban sujetos al programa de pruebas de drogas sin sospecha bajo la orden. En abril de 2012, Ursula Ungaro, Jueza de Distrito de EE.UU. detuvo la orden, al dictaminar que requerir a los empleados del estado que se sometan a búsquedas invasivas, sin sospecha de consumo de drogas, violaba la prohibición a las búsquedas irrazonables de la Cuarta Enmienda.

El estado apeló la decisión, llevando a la decisión de hoy del 11 Circuito. Citando Lebron v Wilkins, un caso reciente en el que la ACLU de la Florida también desafió con éxito un programa de Florida que exigía a las personas a someterse a búsquedas sin sospecha, el tribunal consideró que: "Rendirse a pruebas de drogas con el fin de seguir siendo elegible para un beneficio del gobierno, como empleo o beneficios sociales, sea lo que sea, no es el tipo de consentimiento que hace automáticamente de una búsqueda razonable una cuestión de derecho”. El caso ahora vuelve al tribunal de primera instancia, donde el gobernador debe justificar, trabajo por trabajo, por qué es necesaria especialmente la prueba de droga.

"La idea planteada por el gobernador y sus abogados – de que las personas pueden verse obligadas a renunciar a sus derechos constitucionales, simplemente porque son empleados del gobierno - una vez más, ha sido rechazada por otro tribunal federal", afirmó el director ejecutivo de la ACLU de Florida, Howard Simon. "La demanda en nombre de AFSCME es una de una docena de demandas que la ACLU ha presentado o en las que la organización ha presentado como amigo-de-la-corte desafiando la Administración de Scott desde enero de 2011. Los casos incluyen desafíos a las restricciones de voto, una orden de silencio a los médicos y trabajadores de la salud acerca de indagar cómo se almacenan las armas de fuego en el hogar, y las pruebas de orina obligatoria para los empleados del gobierno y los solicitantes de asistencia temporal por parte del Estado a través del programa TANF ".

"Es lamentable que hayamos tenido que ir a la corte con tanta frecuencia para proteger a los ciudadanos de Florida de su propio gobierno", agregó Simon.

El desafío más reciente de la ACLU de la Florida al programa de pruebas de drogas en un caso separado desafiando la política de pruebas de drogas de la ciudad de Key West  está disponible aquí: http://aclufl.org/resources/key-west-mandatory-drug-testing-complaintpdf
Una copia de la decisión de hoy de la corte está disponible aquí: http://www.ca11.uscourts.gov/opinions/ops/201212908.pdf

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)