a
b
No

Florida: Victoria para estudiante de 8vo Grado del Condado de Lake cuando la Junta Escolar resuelve demanda sobre GSA después de un día

Resolución inmediata por la junta escolar termina meses de retraso y esfuerzos deteniendo a la joven de 14 años Bayli Silberstein de establecer alianzas estudiantiles en pro de la seguridad de jóvenes LGBT
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

May 2, 2013

OCALA – El día de hoy, sólo un día después de que la joven de 14 años de edad, Bayli Silberstein, presentara una demanda contra la Junta Escolar del Condado de Lake para hacer valer su derecho constitucional de establecer una Alianza Gay-Heterosexual (GSA, por sus siglas en inglés) en su escuela, el Consejo Escolar ha terminado meses de retraso y sus esfuerzos para bloquear la GSA, y permitirá que el club se forme. El decreto de consentimiento introducido hoy en el tribunal federal que permite a Silberstein, finalmente, establecer la GSA resuelve una demanda presentada ayer, 1 de mayo, luego de meses de retraso por parte de la junta escolar en el establecimiento del club.

"Estoy tan feliz de que nuestro club finalmente va a poder reunirse", dijo Silberstein, estudiante de octavo grado de la Escuela Secundaria Carver. "Sólo tenemos cerca de un mes más de clases, pero sigue siendo un mes que podemos utilizar para empezar a trabajar en que la escuela sea un lugar más seguro y acogedor."

Las GSA son organizaciones estudiantiles formadas por estudiantes, gays, bisexuales, lesbianas y transexuales (LGBT) y sus aliados heterosexuales que abogan por que se ponga fin a la intimidación, el acoso y la discriminación de todos los estudiantes. Estudiantes LGBT en las escuelas con un GSA son significativamente menos propensos a ser víctimas debido a su orientación sexual y expresión de género, y son menos propensos a sentirse inseguros a causa de su orientación sexual que aquellos sin una GSA. Silberstein ha estado trabajando para establecer una GSA en su escuela desde el año escolar 2011-2012, pero se enfrentó a múltiples retrasos presentados por los administradores de la escuela. Frustrada por la falta de acción, Silberstein y su madre llegaron a la ACLU de la Florida para solicitar asistencia en enero de 2013.

La ACLU de la Florida, envió una carta a la Junta Directiva el 23 de enero explicando el derecho legal de formar el club, así como los beneficios que una GSA tendría para todos los estudiantes. "La creación de una atmósfera en la que la intimidación y la violencia no son toleradas y en la que todo el mundo sea valorado y respetado ayudará a que todos los estudiantes sean mejores ciudadanos", explicaba la carta.

Pero posteriormente la junta escolar ocasionó meses de retraso y estrategias para detener la GSA - incluyendo una propuesta de prohibición de todos los clubes no académicos en las escuelas secundarias - que culminó con una votación de la junta escolar 4-1 el 22 de abril para postergar una política sobre clubs, dejando efectivamente la prohibición de la GSA en pie durante el resto del año escolar.

Como resultado de la votación del 22 de abril, y después de haber agotado todas las otras opciones para ayudar a Bayli establecer el club, la ACLU de la Florida presentó una demanda el 1 de mayo, alegando que el Consejo Escolar, el Superintendente del Distrito Escolar, y el director de la escuela secundaria Carver violaron los derechos de Silberstein en virtud de la Ley de Igualdad de Acceso federal y la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Entonces hoy, 02 de mayo, frente a la idea de tener que gastar dinero de los contribuyentes para argumentar en contra del derecho de uno de sus estudiantes para formar la GSA - un derecho que los tribunales federales han sostenido sistemáticamente - la junta escolar cedió. Las partes en el caso han llegado a un decreto de consentimiento en el que a Silberstein se le permitirá formar el club durante el resto del año escolar. El club va a ser reconocido oficialmente y se reunirá en las mismas condiciones que cualquier otro club.

"Estamos muy contentos de que el consejo escolar haya reconocido el valor en el cumplimiento de la ley federal claramente establecida", dijo Daniel Tilley, abogado de la ACLU de la Florida. "Es desafortunado que tomara meses de retraso, cientos de padres preocupados y vecinos presentándose masivamente en las reuniones de la junta escolar, decenas de miles de firmantes de la petición, el escrutinio de los medios en todo el país, y una demanda federal, para que la junta escolar hiciera lo correcto para sus estudiantes. Sea como sea, nos sentimos gratificados de que Bayli va a poder formar su club. Me imagino que los contribuyentes del Condado Lake están agradecidos también."

La madre de Bayli, Erica Silberstein, hizo eco de estos sentimientos. "Es genial que Bayli finalmente podrá tener este club por el cual ha trabajado tan duro. Todo lo que quería era hacer de la escuela un lugar mejor. Estoy orgullosa de ella por luchar tan duro, y espero que su historia sea una lección de que aunque las cosas parecen difíciles, se pueden mejorar."

Una copia del decreto de consentimiento está disponible aquí en inglés: http://aclufl.org/resources/consent-decree-silberstein-lake-county/
More information about the lawsuit filed on May 1st is available here: http://espanol.aclufl.org/?p=642
 


 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)