a
b
No

Groupos demandan a ICE y Homeland Security por encandenar a detenidos durante los procesos legales de inmigracion

Groupos demandan a ICE y Homeland Security por encandenar a detenidos durante los procesos legales de inmigracion
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
La ACLU lucha contra ICE y su práctica de encadenar a personas no violentas.

La ACLU lucha contra ICE y su práctica de encadenar a personas no violentas.

August 15, 2011

SAN FRANCISCO — American Civil Liberties Union of Northern California (ACLU-NC),  Lawyers’ Committee for Civil Rights of the San Francisco Bay Area (Lawyers’ Committee), y Wilson, Sonsini, Goodrich & Rosati (WSGR), presentaron una demanda colectiva contra el Departmento de Homeland Security (DHS) y la Agencia U.S. Immigrations and Customs Enforcement (ICE) en representación de adultos detenidos por casos de inmigración el día de hoy. Estos detenidos comparecen ante el Tribunal de Inmigración encadenados de las muñecas, la cintura y los tobillos, sin tomar en cuenta sus antecedentes o su capacidad de crear problemas de orden público.

“Desde el Siglo XVIII, el estar libre de restricciones físicas durante un proceso legal fue reconocido como un derecho fundamental. Pero no hay que ser un erudito para saber que poner grilletes a una mujer y encadenarla del estómago y las piernas por extender un cheque incobrable es innecesario e inhumano”, indicó Julia Harumi Mass, Abogada de ACLU-NC. “Las restricciones físicas se usan para quienes exhiben un comportamiento agresivo contra sí mismos y contra los demás. El encadenar a personas detenidas por casos de inmigración en la sala del tribunal quebranta la ley y los principales valores estadounidenses en cuanto a brindar un trato justo y decoroso a todas las personas. Hay una gran diferencia entre Hannibal Lecter y la niñera de su vecino”.

Todos los detenidos adultos permanecen encadenados durante todo su proceso legal de inmigración en San Francisco. No existen instancias legales donde se pueda impugnar la aplicación de esta práctica basándose en el nivel de riesgo individual, las posibilidades de fuga o las necesidades de cuidado médico. Hay personas detenidas debido a casos de inmigración por una variedad de motivos, incluyendo el que no puedan reunir el dinero necesario para ser liberados bajo fianza, que los funcionarios judiciales o los agentes de ICE consideren que existen posibilidades de fuga u otros peligros, que el arresto sea obligatorio de acuerdo a las leyes federales de inmigración, o que no puedan ser liberados bajo fianza porque han perpetrado un delito de “vileza moral”, por ejemplo extender un cheque incobrable.

“Miles de detenidos por casos de inmigración, incluyendo ancianos e individuos con incapacidades físicas o mentales, son sometidos innecesariamente a usar grilletes durante horas”, declaró Audrey Daniel, abogado del Lawyers’ Committee. “La política general de ICE en cuanto a encadenar a todos los detenidos por casos de inmigración sin hacer una determinación individual no sólo es inconstitucional, sino que es también una afrenta a nuestros valores sociales. Además, físicamente impide la comunicación de estos detenidos con sus abogados, especialmente cuando se les encadena  a todos juntos al estilo chain-gang, lo que sucede a menudo”.

La demanda fue entablada en el Tribunal de Distrito de San Francisco por cuatro individuos que representan a un grupo de personas que están o que serán detenidas por procesos de inmigración en San Francisco. La demanda pide reemplazar la política general de ICE en cuanto a encadenar a los detenidos en el Tribunal de Inmigración de San Francisco por una política de analizar caso a caso, lo que protegería las garantías procesales y permitiría a ICE usar restricciones cuando se trate de individuos que representen una amenaza verdadera para la seguridad.

Uelian De Abadi-Peixoto, una mujer de 35 años de Brasil que está arrestada bajo cargos por inmigración en el Condado de Yuba, es una de las demandantes. La señora De Abadi, quien nunca ha tenido comportamiento violento ni perturbador en el Tribunal o bajo custodia, tiene sujetadores plásticas y de acero en las rodillas, las piernas, los pies, la espalda y la cabeza. Estos se utilizan cuando es trasladada y durante los procesos legales empeoran sus lesiones previas y su estado actual de salud. Después de haber solicitado asilo y por ser superviviente de violencia intrafamiliar, el estar encadenada ocasiona que se intensifiquen los recuerdos que la Sra. Abadi tiene de cuando estaba amarrada y era violada por su esposo abusivo y su hermano. A la Sra. Abadi se le colocan sujetadores de metal en las manos y las piernas para su traslado y cuando comparece en el tribunal, lo que ha sucedido en cinco ocasiones. Por cada audiencia de inmigración en San Francisco desde noviembre del 2010, ella ha comparecido con el equipo completo de restricción – sujetadores de tobillos, muñecas y cadena en el estómago. Cuando ella tenga que declarar, no va a poder levantar su mano para ser juramentada.

El informe oficial más reciente sobre detención preparado por DHS, la agencia federal que supervisa a ICE, indica que es necesario cambiar los estándares y las prácticas de detención de lo que se hace actualmente en cuanto al uso de cárceles o prisiones para gente que enfrenta cargos criminales graves y que se refleje un nivel inferior de seguridad para la mayoría de los detenidos de ICE.

El informe de DHS del 2009 indica que: “ICE se apoya principalmente en los estándares de encarcelamiento para instituciones correccionales… [que] imponen más restricciones y acarrean más costos de los necesarios para controlar efectivamente a la mayoría de la población encarcelada”. La recomendación del funcionario de Homeland Security indicaba que ICE debería desarrollar un grupo nuevo de estándares que “concuerde con el riesgo que ha sido determinado”.

“En San Francisco, las prácticas innecesarias e indecorosas de ICE tienen más poder que los jueces en sus propias salas de justicia. Aunque un juez determine que el uso de los grilletes es injustificado, él o ella no puede expedir una orden para que sean retirados”, mencionó David J. Berger, asociado en Wilson, Sonsini, Goodrich & Rosati, co-abogado en la demanda ante ACLU-NC. “Es extremadamente problemático que los funcionarios de ICE ejerzan más poder que los jueces en este sentido, principalmente porque ICE actúa al mismo tiempo como carcelero y como fiscal.

ICE administra el programa de detención civil y de libertad vigilada más grande del país, con más de 31,000 inmigrantes detenidos en más de 300 instalaciones en toda la nación. Teóricamente, ICE clasifica el traslado de personas que han sido condenadas por delitos penales como una actividad de alta prioridad. En la práctica, en octubre del 2009, sólo el 51% de los inmigrantes detenidos tenían condenas por delitos graves, y únicamente el 11% de ellos habían cometido delitos violentos.

El número de personas encarceladas por asuntos de inmigración ha crecido exponencialmente en los últimos años. Del 2006 al 2009, el número de no-delincuentes comparado con el de detenidos delincuentes creció en 64%, de 233,417 a 383,524 personas. Este crecimiento se debe en parte a que se han incrementado las estrategias de cumplimiento que originan detenciones de inmigración de ICE, y debido a que se han expandido los fondos y el número de programas federales para detectar personas que no poseen documentos legales.

El informe de ICE del 2009 indicó que a pesar del rápido crecimiento de la detención por inmigración en general, el número de delincuentes condenados que son ubicados y detenidos apenas ha aumentado.

“De acuerdo a las estadísticas más recientes de nuestro gobierno, cerca del 95% de los detenidos por asuntos de inmigración que no tienen condenas por delitos graves y la mayoría de detenidos caen en la categoría de ICE de ‘bajo nivel de custodia’, o sea que tienen una baja propensión a la violencia”, expresó Sin Yen Ling, una abogada que representa a muchos inmigrantes detenidos por parte del Asian Law Caucus. “Pero en el Tribunal de Inmigración de San Francisco, cada una de esas personas tiene que comparecer y declarar frente a un juez y miembros de su familia mostrando las gruesas cadenas de metal, aún aquellos que solicitan asilo debido a que fueron torturados en sus países de origen. Se supone que los tribunales estadounidenses imparten justicia, no trauma”.

Se espera que este caso tendrá implicaciones a nivel nacional. 

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)