a
b
No

Histórico acuerdo alcanzado en demanda colectiva que impugnó el encadenamiento de los inmigrantes en los tribunales

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Histórico acuerdo alcanzado en demanda colectiva que impugnó el encadenamiento de los inmigrantes en los tribunales

Histórico acuerdo alcanzado en demanda colectiva que impugnó el encadenamiento de los inmigrantes en los tribunales

January 23, 2014

American Civil Liberties Union of Northern California
Contacto de prensa:
Daisy Vieyra
Celular: 805-612-4710
dvieyra@aclunc.org

23 de enero de 2014

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA

SAN FRANCISCO – Un histórico acuerdo fue alcanzado el jueves en una demanda colectiva entre las autoridades de inmigración y los inmigrantes que permanecen detenidos durante los juicios civiles de inmigración en San Francisco. El acuerdo pone fin a la práctica del gobierno federal de forzar a los inmigrantes detenidos a permanecer inmovilizados con esposas, grilletes y cadenas durante las audiencias civiles de inmigración.

La Unión Americana de Libertades Civiles del Norte de California (ACLU-NC), el Comité de Abogados por los Derechos Civiles del Área de la Bahía de San Francisco (Comité de Abogados) y la firma legal Wilson Sonsini Goodrich & Rosati (WSGR) entablaron el caso* en el 2011 en contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Oficina Ejecutiva para la Evaluación Migratoria en nombre de los detenidos inmigrantes adultos quienes, antes del pleito, habían sido innecesaria y dolorosamente encadenados en la cintura, muñecas y tobillos durante las audiencias ante el tribunal de inmigración, sin importar sus circunstancias individuales.

“Además de asegurar que las audiencias sean más justas para los inmigrantes detenidos en el norte de California, esperamos que los funcionarios de inmigración de EE.UU. piensen bien antes de encadenar a los inmigrantes detenidos antes de comparecer ante los tribunales en cualquier parte del país”, expresó Julia Harumi Mass, abogada de la ACLU del Norte de California.

El acuerdo establece que quienes comparecen en audiencias de fianza o méritos, no serán encadenados excepto en casos de emergencia. Solo quienes comparecen en audiencias en masa, llamadas “audiencias preliminares”, deberán ser inmovilizados en el banquillo de los acusados. Incluso en estas audiencias, los detenidos deben tener la oportunidad de solicitar que se remuevan las cadenas o por lo menos que se reduzcan si padecen de condiciones físicas, psicológicas o médicas que no permiten que las mismas sean colocadas de forma segura y humanitaria.

El acuerdo se aplica a todos los presentes y futuros adultos detenidos por causas migratorias que deben o que deberán comparecer ante el tribunal de inmigración de San Francisco, el cual procesa a más de 2,000 inmigrantes detenidos cada año.

El caso también es un modelo de litigios y políticas en Estados Unidos y establece un nuevo criterio para el trato que reciben del gobierno las personas detenidas que están en espera de juicios de inmigración.

La práctica de encadenar a las personas durante audiencias de deportación que pueden cambiar el curso de sus vidas, es particularmente problemática para quienes solicitan asilo político y para los inmigrantes que han sido víctimas de tortura, persecución y violencia doméstica.

“Fue doloroso y sentí que estaba siendo tratada como una delincuente peligrosa. Tengo placas de plástico y acero en mis rodillas, piernas y pies como resultado de una antigua lesión y aunque solicité  que se removieran mis cadenas para aliviar el dolor, mis tobillos y muñecas siguieron encadenados y mis muñecas estaban aseguradas a otra cadena atada alrededor de mi cintura”, recuerda la Sra. De Abadia-Peixoto.  

Otro de los demandantes del caso, quien padece de trastornos neurológicos permanentes debido también a una lesión previa, experimentó un intenso dolor al ser encadenado durante sus audiencias de inmigración. Ninguno de estos demandantes tenía un historial de violencia o de perturbar la paz y no representaban ningún peligro para la seguridad del tribunal o riesgo de fuga si se les hubiera permitido comparecer sin ataduras físicas.

“Estas personas fueron sujetas a innecesario dolor físico y emocional como resultado del uso de cadenas por parte de los funcionarios de inmigración con todos los inmigrantes que comparecen ante el tribunal de inmigración. Esta práctica no solo es arbitraria e inhumana, sino indudablemente inconstitucional. Diariamente, a muchas personas se les negó el derecho fundamental de ser libres de ataduras físicas. Como este caso deja claro, la Constitución exige que se lleve a cabo el debido proceso antes de infringir este derecho”, expresó Paul R. Chávez, Abogado y Coordinador pro bono del Comité de Abogados por los Derechos Civiles del Área de la Bahía de San Francisco.

“Nos complace que el gobierno finalmente haya accedido a limitar la inhumana política y práctica de encadenar a todos los inmigrantes detenidos que comparecían en audiencias de fianza o de méritos en San Francisco. Pero no nos detendremos aquí—seguiremos monitoreando la implementación del acuerdo para asegurarnos de que el gobierno lo cumpla a cabalidad”, expresó Catherine Moreno, Abogada de Wilson Sonsini Goodrich & Rosati.

* Los documentos legales del caso Uelian de Abadia-Peixoto, et al. vs. United States Department of Homeland Security, et al. se encuentran en http://bit.ly/1mGVCkU.

###

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)