a
b
No

La negación de licencia de conducir a jóvenes inmigrantes no parará a los Soñadores

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Dejen soñar a los Soñadores

Dejen soñar a los Soñadores

November 29, 2012

Por Anthony D. Romero

La ACLU y sus aliados entablaron hoy una demanda colectiva por parte de jóvenes inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en su infancia—denominados "Soñadores"—para desafiar el último intento por parte de Arizona para hacerle imposible la vida a los inmigrantes.

Nuestra demanda—el primer caso en nuestra nueva iniciativa para luchar en contra de las leyes antiinmigrantes a nivel estatal—busca bloquear la indignante orden ejecutiva de la gobernadora de Arizona Jan Brewer, la cual niega las licencias de conducir a Soñadores a quienes el gobierno federal ha autorizado vivir y trabajar en este país.

Nuestros demandantes son beneficiarios de un nuevo programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), el cual permite que ciertos jóvenes indocumentados permanezcan aquí sin miedo a ser deportados por un período renovable de dos años. También les autoriza que soliciten un permiso de trabajo y un número de Seguridad Social. Como he escrito previamente, el programa le tira una cuerda de salvamento crítica a los talentosos y trabajadores jóvenes inmigrantes de nuestro país, evitándoles la pesadilla de ser deportados del único hogar que han conocido, y permitiéndoles convertirse en miembros contribuyentes de nuestra sociedad.

Tomemos el caso de Dulce Matuz, presidente de la Coalición del Acta de los Sueños de Arizona, una organización por los derechos de los inmigrantes dirigida por gente joven, que también es una demandante en nuestro caso. En las palabras de la revista Time, la cual la nombró una de las 100 personas con mayor influencia en el mundo, Dulce "representa lo mejor de su generación, pagando sus estudios en parte con becas y graduándose con un título en ingeniería eléctrica". Aunque es indocumentada, Dulce ha "[luchado] por el derecho a contribuir al país que ha llamado casa desde su infancia." Pero debido a la orden de Brewer, ella tampoco puede obtener una licencia de conducir.

Existe un estimado de 1.76 millones de jóvenes como Dulce en Estados Unidos incluyendo 80,000 en Arizona. La prohibición de Arizona hace difícil, si no imposible, que los Soñadores realicen las tareas básicas de la vida cotidiana, como pueden ser obtener y mantener un trabajo; ir al supermercado; ir a la iglesia; llevar a los niños al colegio, a prácticas de fútbol, a citas médicas y a lecciones de piano.

Al elegir una vez más continuar con sus propias políticas antiinmigrantes draconianas, Arizona está despreciando el reconocimiento del gobierno federal, compartido por una mayoría importante del público estadounidense, que nuestra talentosa juventud inmigrante debe ser bienvenida, y no rechazada. Como el presidente reconoció el día que DACA fue anunciada, "Estos son jóvenes que estudian en nuestras escuelas, juegan en nuestros vecindarios, son amigos de nuestros hijos, y prometen lealtad a nuestra bandera. Son estadounidenses en sus corazones, en sus mentes, y en todo menos en papel.”

En lugar de negarles la posibilidad de conducir, nuestros líderes deberían trabajar juntos para implementar soluciones a largo plazo que le permitiría a esta gente joven la oportunidad de realizar el Sueño Americano. Y mientras que el programa de DACA le otorga una cuerda de salvamento a muchos Soñadores, no quita la necesidad que el Congreso promulgue legislación federal, como el Acta de los Sueños, que proporcionaría una vía hacia la ciudadanía para la gente joven que vino aquí en la infancia y se graduó de la secundaria. En el momento en que el Congreso renueva su atención hacía una reforma migratoria integral, es esencial que cualquier legislación nueva cree soluciones permanentes para Soñadores como Dulce, y miles de otros jóvenes inmigrantes, para que ellos puedan seguir contribuyendo al futuro de nuestro país.

Nota: nuestra demanda también está siendo presentada por el Centro Nacional de Derecho Migratorio (NILC) y MALDEF.

English

 

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)