a
b
No

ACLU solicita a funcionarios estatales llevar a cabo investigaciones independientes por el caso del tiroteo del FBI que acabó con la vida de Ibragim Todashev

El rol de la Policía del Estado de Massachusetts y del Departamento de Policía de Orlando debe centrarse en la muerte a tiros del hombre vinculado al sospechoso de la explosión durante la Maratón de Boston
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version

July 22, 2013

PARA SU DIFUSIÓN INMEDIATA
Lunes, Julio 22, 2013

CONTACTO:
Florida: Oficina de Medios de la ACLU de Florida  786-363-2722, media@aclufl.org
Massachusetts: Laura Rotolo <LRotolo@aclum.org>

BOSTON y ORLANDO -- La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) de Massachusetts y la ACLU de la Florida hoy hacen un llamado a las autoridades en sus respectivos estados para que lleven a cabo investigaciones independientes sobre la muerte a tiros de Ibragim Todashev, quien fue asesinado por agentes de la ley el 22 de mayo durante una interrogación conjunta por funcionarios del FBI y agentes del orden público locales de Massachusetts y Florida.

En una carta a la fiscal general de Massachusetts, Martha Coakley, la ACLU de Massachusetts instó a la fiscal a solicitar a la División de Derechos Civiles del Estado la tarea de investigar el papel de la policía del estado de Massachusetts en la muerte de Todashev. La ACLU de la Florida emitió simultáneamente una solicitud al Departamento de Policía de Florida (FDLE, en inglés) para llevar a cabo una investigación sobre el papel de los agentes de policía de Orlando en el incidente.

Dos policías del estado de Massachusetts, junto con oficiales de la policía de Orlando, estuvieron presentes junto a oficiales del FBI durante el interrogatorio de Todashev en su casa en Orlando, Florida, el 22 de mayo, durante el cual, éste murió a disparos. Hay informes contradictorios sobre si las tropas de Massachusetts estaban en la habitación en el momento de los disparos y si su propósito en el interrogatorio fue investigar los atentados del maratón de Boston, un triple homicidio en Waltham en 2011, o algo más. El papel de los agentes de la policía de Orlando es aún menos claro.

A pesar de la participación de personal del estado en el interrogatorio a Todashev y una solicitud del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR, en inglés) para una investigación independiente sobre esta muerte a tiros, los informes públicos indican que la única investigación sobre los disparos a Todashev está siendo dirigida por el FBI .
Por su parte, el manejo de la situación por parte del FBI ha fomentado la desconfianza generalizada del público. Inmediatamente después del incidente, el FBI emitió un comunicado afirmando que Todashev había iniciado "una confrontación violenta", junto a informes de prensa citando de forma anónima a funcionarios policiales que hicieron declaraciones aparentemente en apoyo a esta afirmación. Pero las declaraciones posteriores han ofrecido informaciones contradictorias. Inicialmente, se informó que, o bien un agente del FBI u otro funcionario policial, había disparado a Todashev después de que éste atacara a un agente del FBI con un cuchillo u otro objeto punzante. Luego surgieron nuevas historias, afirmando que Todashev se había abalanzado sobre el agente del FBI con un poste de metal o un palo de escoba, o que Todashev había volcado una mesa, o que en realidad estaba desarmado.

"Una persona fue asesinada a manos de la policía en Florida. Eso por sí solo debería implicar que se exija a los funcionarios de Florida que investiguen y expliquen al público lo que pasó ", dijo Howard Simon, director ejecutivo de la ACLU de la Florida.
"Los funcionarios de la Florida están simplemente plegándose al FBI, permitiéndole al FBI investigarse a sí mismo, pero es difícil aceptar la honestidad del FBI en esta materia. El FBI ha ofrecido explicaciones totalmente incompatibles, que no han logrado explicar cómo estas historias inconsistentes lograron formar parte de la descripción de los hechos en los periódicos, y no han ofrecido ningún comentario aclarando lo que realmente pasó ", agregó Simon. "Debido a las explicaciones tan diversas que han surgido sobre el tiroteo y la participación de los agentes del orden público de Massachusetts y Florida, los funcionarios de ambos estados deben llevar a cabo sus propias investigaciones.".
El escepticismo público sobre la capacidad que tiene el FBI de investigarse a sí mismo aumentó cuando el New York Times informó el 19 de junio que registros públicos obtenidos a través de litigios mostraron que entre 1993 y 2011, agentes del FBI dispararon a muerte a un estimado de 70 "sujetos" e hirieron a unos 80, pero que las investigaciones internas del FBI sobre tiroteos habían considerado cada uno de ellos como episodios “justificados”.
"Las recientes revelaciones del New York Times muestran que las investigaciones sobre tiroteos del FBI, incluso cuando se llevan a cabo con la supervisión tanto del inspector general del Departamento de Justicia como de la División de Derechos Civiles, prácticamente siempre terminan por determinar que la agencia no hizo algo mal”, dijo Carol Rose, directora ejecutiva de la ACLU de Massachusetts. "El secreto que existe sobre la investigación de los disparos a Todashev por parte del FBI ha profundizado la desconfianza de la opinión pública."

Ya en esta investigación, el FBI ha amordazado al médico forense de divulgar la causa de la muerte, el gobierno federal ha tomado medidas para detener y presionar por la pronta deportación de un posible testigo en la investigación del tiroteo, y, según la información que manejamos, el informe final del FBI será clasificado.

"Una investigación independiente es necesaria para mantener la confianza pública en la policía y llegar al fondo de los hechos que rodearon la muerte de Todashev", agregó Rose.
La muerte a tiros de Todashev también plantea preocupaciones con respecto a la rendición de cuentas de la policía local asignada al Programa de Fuerza de Tareas Conjunta contra el Terrorismo (JTTF, en inglés), que la ACLU y otros grupos de libertades civiles han mencionado durante años. Según informes de prensa, al menos uno de los policías del estado de Massachusetts fue asignado a la JTTF regional.

"Desde 2001, el número de agentes de la ley locales asignados a la JTTF se ha más que cuadruplicado," dijo Rose. "Sin embargo, los ciudadanos de los distintos estados que son quienes pagan sus sueldos no tienen idea de cómo son supervisados o incluso de qué precisamente están haciendo. Es hora de imponer alguna responsabilidad en la policía local asignada a las operaciones del FBI-JTTF en general".

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)