a
b
No

Sometiendo a los niños con electrochoques

Por Susan Mizner, Abogada de Derechos de los Discapacitados
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Sometiendo a los niños con electrochoques

Sometiendo a los niños con electrochoques

April 25, 2014

El Centro Juez Rotenberg, una escuela residencial ubicada en el norte de Massachusetts, se enorgullece en educar a los estudiantes discapacitados que presentan los más complejos problemas de conducta. La escuela acepta a niños con severas discapacidades intelectuales—autismo, trastorno por estrés post traumático, trastorno obsesivo compulsivo y un amplio rango de trastornos psiquiátricos—y posteriormente sus empleados colocan electrodos en sus brazos, piernas y estómago para someterlos con electrochoques.

Sí, es cierto.

Uno de los ex residentes, Andre McCollins, recibió electrochoques por no quitarse el abrigo lo suficientemente rápido. Cuando gritó de dolor y trató de esconderse debajo de una mesa, recibió electrochoques por eso. Cuando gritó pidiendo ayuda, recibió electrochoques por eso. Cuando se puso tenso anticipando el próximo electrochoque, recibió electrochoques por eso.

En las horas siguientes, fue atado a una mesa de restricción y recibió 31 electrochoques. Cuando su madre llegó a visitarlo al día siguiente, estaba catatónico. No podía hablar ni mover la cabeza. Tenía llagas abiertas en donde habían colocado los electrodos en su cuerpo. Lo llevó a un hospital y permaneció hospitalizado durante cinco semanas.

Puede que nunca llegue a recuperarse del todo.

Con el pretexto de modificar la conducta de una persona, hemos hecho cosas verdaderamente terribles: perforar agujeros en sus cabezas para “que escapen los malos espíritus”, “lobotomías” para “curar” la esquizofrenia y “correcciones” de la orientación sexual (que también implican el uso de electrochoques) para hacer que la gente se vuelva heterosexual. Usar electrochoques como una herramienta para modificar la conducta debe ser el próximo error que prohíba la ley.

Ayer, la ACLU y muchos de sus aliados, prestaron testimonio ante una audiencia del panel de asesoramiento de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, siglas en inglés) solicitando que prohíba el uso de “aparatos para el condicionamiento aversivo” que operan a través de un choque eléctrico “nocivo”. Al final de la audiencia, el comité recomendó prohibir estos dispositivos.

Gracias al cielo.

Aunque la recomendación todavía necesita ser adoptada por la FDA, este es un gran paso hacia adelante.

Estos aparatos son claramente inhumanos. Pero el hecho de que se usen solo con personas discapacitadas es revelador. No tratamos a ninguna otra población como ganado o como perros que están siendo entrenados para no ladrar.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)