a
b
No

Informe de la ACLU: Escuelas de California niegan igualdad de oportunidades educativas a estudiantes embarazadas y con hijos

Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterVersión para impresión
Rompiendo las barreras educativas de estudiantes embarazadas y con hijos de California

Rompiendo las barreras educativas de estudiantes embarazadas y con hijos de California

Febrero 9, 2015

Informe señala que las escuelas les niegan a las estudiantes embarazadas y con hijos acceso a cursos de preparación universitaria y facilidades para la lactancia

Un informe publicado hoy por la ACLU de California señala que se les está negando a estudiantes embarazadas igualdad de oportunidades para tener éxito en la escuela.

El informe, “Rompiendo las barreras educativas de estudiantes embarazadas y con hijos de California”, señala que al impedir el acceso a cursos de preparación universitaria, empujar a las estudiantes hacia escuelas de continuación y restringir las opciones para la lactancia y servicios de atención infantil, las escuelas dificultan el camino hacia el éxito de estas estudiantes.

“Adolescentes embarazadas y con hijos desean graduarse y triunfar. Pueden progresar cuando cuentan con el apoyo necesario y que la ley exige”, dijo Angélica Salceda, becaria de Equal Justice Works de la ACLU del Norte de California y autora del informe. “Hacer lo necesario para ayudar a estas estudiantes puede literalmente ser la diferencia entre una estudiante que no se gradúa y una que avanza a la universidad.”

Bajo el Título IX y la ley de California, estudiantes embarazadas y con hijos deben contar con igualdad de oportunidades en las escuelas. Como desconocen lo que exige la ley, las escuelas le están negando a estudiantes embarazadas y con hijos el acceso a vitales programas, servicios y adecuaciones.

El informe analizó varios distritos escolares del Valle Central y descubrió que las estudiantes se enfrentan a una serie de desafíos al tratar de completar sus estudios, desafíos similares a los que enfrentan estudiantes de todo el estado.

Estos son algunos de los hallazgos clave del informe:

  • Estudiantes embarazadas y con hijos son frecuentemente e injustamente sometidas a conductas prejuiciosas en el salón de clases. Una estudiante reportó que un maestro constantemente ridiculizaba a las estudiantes en clase, preguntando por qué se habían embarazado y diciéndoles que habían arruinado su vida.
  • A estudiantes embarazadas y con hijos se les impide tomar las clases A-G que necesitan para aplicar a muchas de las universidades de cuatro años, así limitando sus posibilidades a un futuro próspero. Más del 25% de las estudiantes de las escuelas de continuación encuestadas reportó no poder tomar clases de preparación universitaria. Una estudiante indicó haber tomado una clase de inglés tres veces, aunque la había aprobado con buenas calificaciones, porque era la única disponible.
  • Las estudiantes no cuentan con un lugar seguro y privado donde amamantar o extraer leche materna, lo cual puede crear una situación muy incómoda y representa otro obstáculo innecesario para ellas. Casi el 25% de las estudiantes entrevistadas dijo que la decisión de dejar la escuela regular se basó por completo en lo difícil que era dar el pecho o extraer leche en la escuela. Otras estudiantes reportaron poder extraer leche, pero tener que hacerlo en un baño público y no en un lugar higiénico privado. Solo 5 de los distritos encuestados cuentan con facilidades para las estudiantes que están lactando.
  • Estudiantes embarazadas y con hijos son presionadas a dejar sus escuelas regulares para ir a escuelas de continuación, así negándoles las mismas oportunidades que tienen sus otros compañeros. Más del 25% de las estudiantes reportó que se le aconsejó abandonar su escuela regular y varias reportaron que fueron obligadas a hacerlo.

Lydia Piña, de 19 años y residente del Condado Tulare que dio a luz a su hija cuando asistía a la preparatoria, se enfrentó a varias barreras al tratar de graduarse y asistir a la universidad.

“La preparatoria local me impidió asistir porque estaba embarazada. Me dijeron que ‘todas las estudiantes embarazadas’ iban a escuelas de continuación. Me inscribí en la escuela de continuación, pero no había un lugar privado donde poder dar el pecho”, dijo Lydia. “Si faltaba a clase porque mi hija estaba enferma, no me dejaban recuperar mi tarea perdida. Tuve que ir a la escuela los sábados para poder graduarme, incluso cuando mis ausencias eran justificadas. Pero valió la pena porque fue un día muy especial para mí y para mi hija.”

De acuerdo al informe, es el momento de abordar las necesidades de estudiantes embarazadas y con hijos. El financiamiento de la educación en California atravesó importantes modificaciones bajo la Fórmula para el Control Local de la Educación, lo que se puede aprovechar para apoyar a las estudiantes embarazadas y con hijos ya que ellas pertenecen a muchas de las poblaciones prioritarias de acuerdo a la fórmula.

El informe sugiere que el estado y los distritos escolares llevan a cabo importantes cambios para asegurar igualdad de oportunidades para estudiantes embarazadas y con hijos. Entre estas recomendaciones clave tenemos:

  • Brindarle a estudiantes con hijos un lugar privado y seguro en el las instalaciones escolares para amamantar y extraer leche.
  • Ofrecer información acerca de y acceso al rango completo de opciones académicas, incluyendo clases A-G.
  • Capacitar a los maestros y al personal para que trabajen con estudiantes embarazadas y con hijos para que puedan ayudarlas no avergonzarlas.

La ACLU de California y Latinas de California por la Justicia Reproductiva están trabajando junto con la Asambleísta García en un proyecto de ley para proteger los derechos de estudiantes con hijos que requiere que escuelas secundarias provean acomodaciones para amamantar.

 
 

©2017 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)