a
b
No

Escondido Doblemente Confusa: Se puede Protestar… Excepto la Mayor Parte del Tiempo

La ACLU de San Diego Entabla Demanda para Proteger las Protestas y el Monitoreo de los Retenes
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Foto de una señal de un puesto de control de DUI

Foto de una señal de un puesto de control de DUI

May 24, 2012

SAN DIEGO – La Ciudad de Escondido, con la ayuda de la Patrulla de Caminos de California, está violando la Primera Enmienda al restringir el derecho del público a protestar, manifestarse, reafirmar y expresarse en contra de las controversiales actividades de los retenes vehiculares, de acuerdo a una demanda entablada por la ACLU de los Condados de San Diego e Imperial ante la corte federal el día de hoy. Con esta demanda, la ACLU espera poner fin al patrón recurrente de la Ciudad de interferir con las protestas pacíficas y con el monitoreo de las actividades policiales.

La demanda de la ACLU de San Diego cita tres incidentes específicos que ocurrieron en los últimos dieciséis meses en los que oficiales de la Policía de Escondido o de la Patrulla de Caminos de California (CHP, por sus siglas en inglés) interfirieron ilegalmente con los manifestantes mientras trataban de expresar sus opiniones políticas acerca de los controversiales y continuos retenes vehiculares. Evidencia videográfica irrefutable muestra a los oficiales de policía obligando ilegalmente a que los manifestantes abandonen el área cuando estaban simplemente participando en protestas públicas o filmando los retenes.

“Este es un caso claramente relacionado con los derechos protegidos bajo la Primera Enmienda de protestar y monitorear las acciones de los oficiales de policía”, dijo David Loy, director legal de la ACLU de los Condados de San Diego e Imperial. “Sus vagas y estereotipadas alegaciones acerca del tráfico vehicular y de la seguridad policial no justifican el pisoteo de la Primera Enmienda.”

En enero de 2011, Matthew Bologna y Jake Worts se encontraban protestando cerca de un retén desde una acera pública ubicada en Valley Parkway. Un oficial de la policía de Escondido citó ilegalmente una sección del Código Vehicular relacionada con la venta de mercancía a menos de 500 pies de una rampa de acceso a la autopista para obligarlos a abandonar el área, violando los derechos que protege la Primera Enmienda. 

A pesar de que la ACLU de San Diego notificó a Escondido de esta violación, los oficiales de la CHP citaron la misma sección del Código Vehicular violando nuevamente el derecho a protestar en un retén similar cerca de Broadway y Lincoln en mayo de 2011.

En correspondencia relacionada con el incidente, la CHP declaró que el oficial estaba preocupado por la “seguridad de los conductores ya que creyó que los conductores estaban siendo distraídos por los letreros de protesta”. Pero la CHP admitió que el “estándar” para definir cuando los manifestantes presuntamente ponen en “peligro al tráfico o a la seguridad pública” es “vago”. La Primera Enmienda no permite que la policía censure el discurso político de los manifestantes en la vía pública, a quienes se encuentren en campaña política y a cualquier otra persona solo por razones “vagas” relacionadas con problemas potenciales de "seguridad” o porque alguien puede “distraerse” con la protesta.

Recientemente, el 24 de abril de 2012, cuando Bologna se encontraba filmando pacíficamente otro retén durante horas del día, dos oficiales de la policía de Escondido le ordenaron que abandonara el área, esencialmente prohibiéndole que filmara las operaciones del retén. Uno de los oficiales le dijo: “Nuestra política es no permitir que nadie esté en nuestra área operativa para proteger la seguridad de los oficiales”.  Bologna solo se encontraba parado pacíficamente en una acera pública en el lado opuesto de la calle de donde se encontraba el retén.

“Ha llegado el momento de solucionar este asunto en los tribunales. Los oficiales de Escondido siguen violando la Primera Enmienda”, dijo Loy. “La CHP admitió que el estándar que define la seguridad vehicular es ‘vaga’, pero se rehúsa a proporcionar cualquier tipo de guía acerca de cuándo y bajo qué circunstancias se puede restringir el discurso político en un foro público. Los demandantes no tienen más opción que pedirle a la corte que proteja su derecho a la libre expresión.”

La demanda incluye una frase de uno de los dos demandantes, Matthew Bologna. “No dejaré de protestar abiertamente ante tal despliegue de tiranía”, dijo Bologna. “Creo en una libertad en la que las personas no pueden ser detenidas sin razón o para solicitarles que muestren sus papeles.” La ACLU de San Diego estará solicitándole a la corte que proclame un interdicto en contra del EPD y de la CHP para que los oficiales no puedan seguir infringiendo el derecho a la libre expresión de los manifestantes.

# # #

 
 

©2012 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)