a
b
No

Reconocimiento a la ACLU de San Diego por su labor en defensa de los derechos de los inmigrantes

El Consulado Mexicano honra al Director Ejecutivo Kevin Keenan con el premio derechos humanos
Send to friendRecomendar en FacebookCompartir en TwitterPrinter-friendly version
Kevin Keenan, recibiendo el Premio Derechos Humanos del Consulado de Mexico

Kevin Keenan, recibiendo el Premio Derechos Humanos del Consulado de Mexico

September 12, 2011

San Diego – En reconocimiento a la dedicación de la ACLU de San Diego a proteger los derechos de los inmigrantes, el Consulado General de México en San Diego otorgará, por vez primera, el Premio Derechos Humanos al Director Ejecutivo de la región, Kevin Keenan.  Keenan aceptará el premio esta noche en una recepción especial conmemorando el aniversario de la Independencia de México.

Defender los derechos de los inmigrantes ha sido una de las prioridades de Keenan y de todo el personal de la ACLU de San Diego.  La Constitución nos protege a todos—no solo a los ciudadanos—contra la discriminación y allanamientos y garantiza el derecho a la protección equitativa y a un debido proceso ante la ley.

Cuando Keenan asumió el cargo de Director Ejecutivo en el 2005, la ACLU de San Diego ya había comenzado a reaccionar ante el resurgimiento de las actividades anti-inmigrantes.  Para tratar de controlar a los llamados “minutemen”—voluntarios, muchos de ellos armados, que se instalaron primero en la frontera y después en los lugares donde se reúnen los jornaleros amenazando con hacer cumplir la ley con sus propias manos—los capítulos de San Diego de la ACLU, la Asociación de Abogados La Raza, el Gremio Nacional de Abogados y la Asociación Americana de Abogados de Inmigración crearon una Coalición de Observadores Legales para documentar las actividades de los vigilantes anti-inmigrantes y asegurar que no se violaran los derechos civiles o humanos.  Desde entonces, los gobiernos locales, estatales y federales se han convertido en la peor amenaza a los derechos de los inmigrantes.

En el 2006, la ACLU de San Diego y sus aliados derrotaron los esfuerzos del Consejo de la Ciudad de Escondido que pretendía obligar a los propietarios de viviendas de alquiler a verificar el estatus migratorio de sus inquilinos.  La organización logró que se aprobara una ley que prohíbe la adopción de este tipo de ley en los municipios del estado de California.

En el 2007, la ACLU de San Diego tuvo un papel fundamental en el monitoreo y documentación del maltrato a los inmigrantes y personas de color durante los incendios forestales del mes de octubre.  La ACLU de San Diego y sus aliados publicaron un reporte titulado “Tratamiento de las Poblaciones Vulnerables Durante los Incendios de San Diego” que logró, gracias a un esfuerzo conjunto, que California aprobara una ley que evita que se nieguen los servicios de emergencia a una persona en base a la solicitud innecesaria de identificación.  Desde entonces, la ACLU de San Diego ha organizado capacitaciones y divulgado publicaciones acerca de los derechos de las personas durante un desastre natural, con la esperanza de evitar injusticias en el futuro.

En el 2009, con motivo del décimo aniversario de la Operación Guardián, la ACLU de San Diego y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH) publicaron un reporte trascendental documentando la pasmosa cantidad de muertes y lesiones que ocurren en la frontera como resultado de la fallida política fronteriza de los Estados Unidos.

También en el 2009, junto con el American Friends Service Committee, la ACLU de San Diego logró que se permitiera el reingreso al país a tres estudiantes que fueron detenidos y sumariamente deportados a México a raíz de una redada migratoria que se llevó a cabo en la estación del tranvía de Old Town.

La ACLU de San Diego ha encabezado y participado en revolucionarios pleitos legales en defensa de los inmigrantes.  Entre ellos: la exitosa demanda legal que puso fin al hacinamiento y a los servicios médicos inadecuados en el centro de detención de Otay Mesa que es administrado por Corrections Corporation of America; litigios en curso que buscan asegurar el derecho que tienen los inmigrantes detenidos que padecen de problemas mentales a un abogado u otro tipo de representación legal; impugnaciones periódicas en contra de la detención prolongada sin audiencia de los solicitantes de asilo político; litigios en curso contra el estado de California por no hacer cumplir las leyes que protegen a los trabajadores agrícolas de lesiones y muerte debido a la exposición excesiva al calor.

En la actualidad, la ACLU de San Diego juega un papel importante en la lucha en contra de los constantes abusos de la Policía y la Ciudad de Escondido, los abusos cometidos por ICE y la Patrulla Fronteriza y la proliferación de gobiernos locales que están adoptando el defectuoso programa del gobierno federal E-Verify.

“Es un gran honor recibir este premio en reconocimiento de mi pequeño rol en la larga trayectoria que tiene la ACLU de San Diego protegiendo los derechos de los inmigrantes,” dijo Keenan. “Es en realidad un reconocimiento a la labor de nuestro personal presente y pasado y de la labor de nuestros muchos aliados y miembros comunitarios, sin ellos no podríamos ser efectivos.”

 
 

©2012 ACLU of Northern California, reservados todos los derechos. Normas de intimidad en Internet (Privacy Statement) | Acuerdo para el uso (User Agreement)